Misión del Padre Fermín Maroto en Madagascar

Misión del Padre Fermín Maroto en Madagascar
Colabora con los Misión de los Padres Paúles en Madagascar

martes, 29 de junio de 2010

CARTA ABIERTA A DON JOSÉ BONO


Sr. Presidente del Congreso de los Diputados Don José Bono:

En una entrevista publicada el pasado 27 de junio por el Diario ABC, manifiesta Usted lo siguiente (Pág. 21):

“Me pregunta por el aborto (…). Voté esa ley porque creo que reduce el mal que el aborto significa. La anterior ley permitía el aborto, por invocación de la enfermedad psicológica de la madre hasta el último momento del embarazo. Esta ley lo limita a las 22 semanas (…). Esta ley es mejor que la anterior.”

Sr. Bono, ante estas esperpénticas declaraciones, que no se ajustan a la realidad, sólo caben dos posibilidades:

a) O Su Señoría miente descaradamente, por lo que debería dimitir inmediatamente, por mentiroso y manipulador de masas.

b) O Su Señoría no conoce el contenido de las leyes que vota en el Congreso de los Diputados, por lo que también debería Usted de dimitir de manera inmediata, por ignorante y por incompetente para ocupar el escaño que actualmente ocupa.


Sr. Bono, la nueva Ley del Aborto aprobada por su Gobierno, y con su voto, Ley Orgánica 2/2010 de 3 de Marzo, publicada en el B.O.E. de 4 de Marzo, también conocida con el nombre de “Ley del Derecho a Matar”, además de legalizar el crimen del aborto durante las primeras 14 semanas de gestación, sin ninguna causa que lo justifique, por el simple deseo de la madre y sin tener en cuenta para nada la opinión del padre del niño que va a ser asesinado, (art. 14), además, contempla cuatro supuestos más en los que también se permite abortar (art. 15), dos de ellos sujetos al límite temporal de 22 semanas y otros dos supuestos sin límite temporal, es decir hasta el último momento del embarazo.

Con la anterior ley había un solo supuesto en el que cabía abortar sin límite temporal (grave peligro para la vida o la salud física o psíquica de la embarazada). Con la nueva ley, en lugar de un supuesto, hay dos supuestos sin límite temporal, en los que cabe abortar hasta el último momento del embarazo, y son los dos supuestos recogidos en el apartado c) del artículo 15 de la nueva ley:

- Cuando se detecten anomalías fetales incompatibles con la vida, y,

- Cuando se detecte en el feto una enfermedad extremadamente grave e incurable.


Ignora esta norma, como muy bien ha señalado en su informe el Consejo Fiscal, que existen enfermedades graves e incurables de naturaleza crónica que permiten una calidad de vida razonable. Incluso hay supuestos de enfermedades graves e incurables en que el estado de la ciencia permite albergar fundadas esperanzas de un cambio de esa situación en un plazo razonable.

Sr. Bono, con su voto a favor de la legalización del crimen de criaturas inocentes, Usted se ha convertido en cómplice de todos los asesinatos de niños indefensos, que al amparo de esta macabra, injusta, cruel y sanguinaria ley, se produzcan en España, a partir del próximo 5 de julio, día en que entra en vigor.

Como jurista, Usted conocerá la figura del “cooperador necesario”, que define nuestro Código Penal en su art. 28.b): “También serán considerados autores de un delito, los que cooperan a su ejecución con un acto sin el cual no se habría ejecutado”.

Pues bien Sr. Bono, Usted será “cooperador necesario” en todos los crímenes de niños inocentes en el seno de su madre, que se cometan en España, al amparo de esta ley, a partir del próximo 5 de julio, porque Usted, al igual que todos los que han votado a favor de esta norma, ha proporcionado el instrumento legal necesario, a los matarifes empresarios de las clínicas abortivas, (que verán incrementar su negocio), y a sus mercenarios médicos a sueldo, para poder cometer sus crímenes y poder seguir enriqueciéndose sin escrúpulos, aunque sus manos estén manchadas para siempre de sangre inocente.

Sr. Bono, presume Usted públicamente de ser católico, y yo me pregunto: ¿Qué parte del “No matarás” es la que Su Señoría no ha entendido?.

Usted ha preferido obedecer los dictados de su líder Rodríguez Zapatero, antes que ser fiel al Evangelio de Jesucristo. Sería bueno que recordara las siguientes palabras del Evangelio de San Mateo: “Aquello que hagáis a uno de estos mis hermanos más pequeños a mí me lo hacéis” (Mt.25).

Sr. Bono, Usted ha preferido traicionar la Ley de Dios de “No matarás” y traicionar a su propia conciencia, antes que traicionar la disciplina de voto de su grupo parlamentario socialista en el Congreso de los Diputados.

¿Qué le dirá a Jesús de Nazaret, cuando en el día de su juicio, le mire a los ojos y le pregunte por los cientos de miles de niños inocentes triturados en los quirófanos esterilizados de las clínicas abortivas al amparo de esta nueva ley que Usted ha votado y aprobado? ¿Le dirá también como al periodista del ABC, que lo ha entrevistado, que era porque con esta ley se limitaba el aborto a las 22 primeras semanas…? ¿O le dirá que la votó porque esta ley era mejor que la anterior…?.

Sr. Bono, Usted podrá engañar y manipular a muchos miles de españoles, pero a Jesucristo no lo va a poder engañar.

Ojalá algún día se convierta Usted de verdad, (rezaré por ello) y se de cuenta del inmenso y sanguinario error que Su Señoría ha cometido, aunque para entonces ya será demasiado tarde, pues el daño provocado por su nueva ley del aborto ya será irreparable, y las vidas inocentes perdidas ya no se podrán recuperar.


Fdo.: José Antonio Barragán Dorantes

1 comentario:

Ruth y Agus dijo...

Muy buena, sí señor. Ojalá toda esta gente que realmente no sabe lo que está haciendo, se de cuenta un día de que LA VIDA hay que respetarla, seas de la religión que seas y del partido político que seas. Un saludo
http://naceporquelate.blogspot.com/